viernes, 9 de noviembre de 2018

Cómo limpiar y desintoxicar la piel


La salud de tu piel se ve afectada por la salud interna de todo tu organismo. Algunos expertos afirman que la limpieza y la desintoxicación del cuerpo pueden mejorar la salud de tu piel y darle un aspecto más saludable e incluso más joven. Una cura desintoxicante puede ayudar también a curar el acné.

Así es como funciona


La desintoxicación implica deshacerse de las toxinas del cuerpo. Los profesionales del cuidado de la piel señalan que la piel es una de las puertas por las que las toxinas penetran en nuestro organismo. Cuando nuestro cuerpo tiene demasiadas toxinas, la piel se ve afectada y comienza a inflamarse y a generar grasa o a secarse, según los casos, al tratar de deshacerse de ellas.

Las toxinas pueden ser desde radicales libres hasta toxinas ambientales que entran en nuestro organismo a través del humo del tabaco o de productos químicos. En la actualidad, muchas personas están preocupadas porque la exposición a las toxinas en la vida diaria es cada vez mayor.

El mundo moderno está lleno de sustancias y productos químicos sintéticos, muchos de los cuales acaban en nuestros cuerpos, sin ni siquiera darnos cuenta. Los alimentos contienen colorantes artificiales, conservantes y saborizantes; las frutas y las verduras pueden tener restos de pesticidas y los alimentos de origen animal pueden contener hormonas sintéticas y antibióticos. Las toxinas están acechando en muchos sitios y nuestra piel es su principal víctima.

Para llevar a cabo una limpieza profunda de la piel podemos seguir unos sencillos consejos y rutinas que nos ayudarán a deshacernos de las toxinas.

Toma zumo de frutas en el desayuno


Los zumos de frutas naturales, no los envasados, son una fuente inagotable de vitaminas y de beneficios para nuestro cuerpo. Tomar un vaso de zumo recién exprimido a diario, al comenzar el día, nos carga de energía y nos ayuda a combatir la oxidación. Incluir más frutas y verduras en tu dieta puede traerte también muchos beneficios. Evita en lo posible los zumos en frutas envasados, ya que contienen grandes cantidades de azúcar que terminan perjudicando tu piel.

Exfolia tu piel una vez por semana

Ya sea con una crema exfoliante comprada o con una que hagas tú misma en casa, dedica un día a la semana a la exfoliación de todo tu cuerpo. De esta manera, te librarás de las células muertas y tu piel respirará mejor. Si terminas la exfoliación eliminando los restos de exfoliante con agua fresca y te secas vigorosamente con la toalla, activarás las terminaciones nerviosas de la piel y la dejarás suave y relajada.

Prueba con una limpieza de colon

Si tienes problemas digestivos, y siempre con la aprobación de tu médico, puedes someterte a una limpieza de colon. Muchos expertos en salud coinciden en que promoviendo la salud del aparato digestivo se mejora la salud de la piel.

Un estilo de vida saludable, que incluya al menos media hora de ejercicio físico al día y una dieta sana y variada es la clave para que tu piel esté limpia y libre de toxinas y se muestre cada día mejor.